Curiosidades Tecnología

Ojo biónico para devolver la vista a personas ciegas

En Australia, más concretamente en la Universidad de Monash, se llevó a cabo una investigación mediante la cual muchas personas ciegas podrían recuperar la visión. El sistema de visión Monash, permitirá a dichas personas poder distinguir los objetos gracias a un implante cerebral que se conecta de forma inalámbrica a una cámara, la cual puede ser alojada en unas gafas o cualquier otra parte del cuerpo. En la Universidad de Monash, Australia, se ha llevado a cabo una investigación que permitirá recuperar la vista a muchas personas ciegas. El sistema de visión Monash permitirá a estas personas distinguir objetos, tras recibir un implante cerebral que se conecta de forma inalámbrica a una cámara que podrá ser alojada en unas gafas o en cualquier lugar del cuerpo, por ejemplo, en un dedo. Cerca de 45.000 personas se beneficiarán en Australia del nuevo invento.

¿Cuál sería su funcionamiento?…

La cámara captará y enviará las imágenes, utilizando un procesador digital, directamente a un chip implantado debajo del cráneo, en la parte posterior de la cabeza. Una serie de electrodos estimularán el órgano visual, lo que permitirá al cerebro interpretar las imágenes captadas.

Con la ayuda de un software de reconocimiento facial, los ciegos podrán identificar a otras personas, reconocer colores o distinguir series de puntos, entre otras múltiples posibilidades. El invento se pondrá a prueba en el primer semestre del año 2014. Si tiene éxito se ultimará el proceso para emplearlo de forma generalizada.

El director del proyecto, el profesor Arthur Lowery, ha declarado lo siguiente:

Es el sistema más avanzado que se ha creado, ya que permite a las personas reconocer diferentes objetos y colores. Esto significa que la gente podrá ir a una reunión y saber quién está allí y cuántas personas hay. Las personas pueden salir al exterior, ya que pueden ver los árboles.

Seguimos avanzando en las nuevas tecnologías para ayudar a aquellos que lo necesitan.

Fuente: The Guardian