en

Lituania: el oro del báltico, apreciado por los científicos

Un poco de Historia…

El ámbar despertó un gran interés y mucha admiración porque su contenido, es decir, que las incrustaciones fósiles (mosquitos, escarabajos, arañas, etc…) hacían que este tuviera un valor muy preciado.

Estos pedacitos de historia fueron utilizados como amuletos durante mucho tiempo por hombres y mujeres de la época y hasta hoy día es considerado como una de las joyas de los países bálticos.

Gracias al ámbar podemos saber como fue el planeta hace millones de años y para conocer su formación debemos viajar en el tiempo.

Los árboles de aquella época (incluso los de hoy día) para protegerse contra las infecciones y los ataques de los insectos que los atacaban, producían esta resina, de tal forma que cuando sufrían un corte, esta resina brotaba al exterior de una forma líquida, viscosa y bastante pegajosa, arrastrando consigo toda clase de insectos que pudiera encontrarse en el camino, inclusive los líquenes o musgos que estaban en su corteza.

Con el paso de los años, la resina se solificaba y viajaba por los ríos hasta la desembocadura de los mismos, donde se acumulaba en los sedimentos, sufriendo el proceso de fosilización, convirtiéndose la misma y tras muchos millones de años en lo que hoy día conocemos como «ámbar».

Deja un comentario

Paypal para iPhone

WordPress Website Secrets – eBook: el secreto de las páginas webs diseñadas en WordPress