Historia

Los guanches: las raíces de mis antepasados

Hace muchos años, las Islas Canarias fueron pobladas por Guanches, los orígenes primitivos de mis raíces. Hoy día, son todavía un misterio, algunos historiadores creen que los Guanches, de raza cromañón que habitaban en cuevas, eran de origen Egipcio, por la semejanza que tenían en el método de momificar cadáveres.

 Otros apoyan un punto de vista más romántico, eran indigenas de una raza no desaparecida del perdido continente de la Atlántida y otros todavía creen que son de origen escandinavo o cartaginés por la naturaleza marinera que tenían. La semejanza entre las caracteristicas físicas de muchos canarios modernos y sus posibles antepasados, los vikingos,es impresionante, aunque tras la conquista por los españoles las Isla Canarias, la mezcla racial ha proporcionado una rica mezcla de personas y razas.

Desde mi punto de vista y algo que me parece más probable es que los vinieron originalmente del Norte de Africa, del pueblo bereber, que pudieron haber tenido un linaje escandinavo ya que antes de que España conquistara las Islas Canarias había ya una fuerte relación con Europa y escritores de la Antigua Grecia y Roma tienen testigos de viajes por mar desde el Mediterráneo hasta las Islas Canarias .Si los orígenes prehistóricos de las Islas Canarias son un misterio, también lo son sus originarios habitantes los “Guanches”, nombre aplicado a los habitantes y el lenguaje que utilizaban antes de la conquista española, ya que los conquistadores españoles reflejaron en sus cronicas que cada Isla tenía su propia tribu de guanches, que hablaban dialectos ligeramente diferentes.

Los Guanches eran altos, bien desarrollados y muchos tenían los ojos azules, investigaciones esqueléticas mostraron que los hombres medían entre 1,75 metros y 1,82 metros, siendo los hombres de Fuerteventura, los más altos de todos, con una estatura media de 1,82 metros. Esqueletos preservados en el Museo Municipal de Santa Cruz de Tenerife y Museo Canario de Las Palmas de Gran Canaria, muestran que los Guanches tenían unos huesos inmensos y gruesos indicando que poseían una gran fuerza.
Cuando alguien fallecía, lavaban su cuerpo, y lo iban rellenando diariamente con ungüentos hechos con diversas plantas y minerales cuya receta aún se desconoce. Ponían el cuerpo al sol, y así durante varias semanas, hasta que quedaba seco. Llamaban xaxo a la momia. Durante todo este tiempo se prolongaba el duelo de sus familiares y amigos. Posteriormente metían la momia (xaxo) entre pieles pintadas o marcadas que permitían identificar el cuerpo, y cosían estas pieles formando un estuche alrededor del difunto. Por último, ponían el cuerpo en el interior de la cueva que servía de sepultura a la familia, separándolo del suelo mediante tablones de madera. Junto al cuerpo se disponían ofrendas: adornos (collares de cuentas de barro y de colmillos de cerdo), gánigos de barro, conchas de lapas, lanzas.
Si se trataba de un Mencey o Guanarteme difunto, le acompañaba la añepa, el cetro que simbolizaba el poder real. Los cronistas de una de las primeras conquista de las Islas Canarias Juan Le Verrier, escribieron al principio del siglo XV , los Padres Pedro Bontier y ……”no se encontraría en ningún sitio gente tan hermosa y Se podría viajar por todo el mundo y tan agraciada hombres como mujeres, que tendrían estupendas mentes como estos isleños, tanto si alguien se ocupase de educarlos”.Los Guanches, estaban dotados de una extraordinaria agilidad, útil para saltar sobre peligrosos barrancos o para cualquier tipo de deporte practicado en las islas, a pesar de su carencia de armas “modernas” , ya que soportaron largos combates contra los diferentes invasores , siendo los conquistadores españoles a quienes les costó casi un siglo dominar la dura resistencia que ofrecian.Las características físicas y muchas costumbres de los Guanches han sobrevivido a la conquista y al paso del tiempo, el Gofio, por ejemplo, constituía la base de alimentación de los canarios, este es un tipo de harina de cebada, maiz o trigo molida y tostada a la que los Guanches añadían agua o leche de cabra, en la actualidad muchas familias canarias comen gofio en el desayuno y otros en la cena en lugar del pan.

Nuestro deporte…

La Lucha Canaria, es una lucha libre practicada por los Guanches, hoy todavía tiene un enorme atractivo entre los jóvenes y ancianos canarios del que dicen que es “el más noble de los deportes”.Algunas costumbres han desaparecido como los casamientos y divorcios, se permitían con mucha libertad en las Islas Canarias durante la época Guanche, los divorcios y segundas nupcias ya que no daban pié a muchas disputas, hay noticias de que algunas mujeres de las Islas contraían matrimonio hasta con tres maridos ya que hacían de maridos o criados periódicamente, vivían en cuevas naturales, muchas de las cuales todavía se conservan en casi todas las Islas , pasando el inviernos cerca del mar y en el verano en zonas más montañosas.

El idioma o dialecto guanche…

La lengua Guanche ha sido muy dificil de estudiar, como el latín, el Guanche es una lengua muerta, pero a diferencia de la lengua de los antiguos romanos, nadie puede hablar o escribir Guanche en la actualidad, los linguistas no tienen una idea clara sobre la estructura de la lengua, basando sus estudios en escasas inscripciones y en un número de palabras, generalmente nombres de lugares de las Islas, que han sido transmitidas durante siglos, el linguista canario Francisco Artiles, hizo un estudio sistemático conviviendo como pastor de cabras durante un tiempo, trabajando y estudiando el vocabulario de los pastores y formas de tratar sus rebaños, el Sr. Artiles llama “guanchismos” a palabras derivadas de la lengua de sus antepasados, estos restos de la lengua Guanche se usanba y se usa actualmente a diario por los pastores de cabras de Lanzarote, Fuerteventura y otras islas.

Palabras como mastuca, firanca, puipana y ambrasaca se refieren a los colores de pieles de cabras. Un tofio es un recipiente usado por los pastores para ordeñarlas. El Sr. Artiles ha recopilado un diccionario llamado Teberite (nombre dado a la incision en la oreja de la cabra para determinar el dueño) que incluye más de 12,000 palabras derivadas del Guanche original, siendo la mayor parte de estos “guanchismos” referentes a nombres de lugares de las Islas.Muchas de estas palabras empiezan con la letra “t” ya que ta y ti se refieren a los artículos el y la, los estudios comparados con la lengua de los Bereber han mostrado una semejanza impresionante con la lengua Guanche, tales estudios han reforzado la idea de que los habitantes originales de las islas venían del Norte de Africa, avalando esta hipotisis el casi constante viento que sopla por esa zona, lo que podía haber hecho la navegación a estas islas relativamente fácil, aunque las pruebas, son escasas.

Las mujeres guanches…

Si os encontráis con una mujer en una zona solitaria, no se te ocurra dirigirle la palabra. Ningún hombre que se precie, ningún valiente guerrero, osará romper el tabú que prohíbe dirigir la palabra a una mujer en un paraje solitario sin que ella antes lo permita. ¿Razones? Tal vez un tabú relacionado con la sangre de la menstruación, dicen algunos; un mecanismo para asegurar el respeto y la inviolabilidad de la mujer, dicen otros.

Aunque la sociedad guanche es patriarcal, el papel de la mujer es muy importante. En varias islas la herencia es matrilineal, son ellas las que aseguran la transmisión del poder real. Es el caso de Gran Canaria, donde se recuerda aún a la “reina” Atidamana. Asimismo, cuando Gran Canaria se rinde por fin a las tropas castellanas, los canarios lo hacen portando a una niña, la hija del último Guanarteme (Rey de la isla) en andas, y con todos los honores la confían a los nuevos señores; es ella la depositaria del poder y de la legitimidad de la soberanía de su pueblo. En otros casos, las mujeres son tan fieras a la hora de combatir o de animar y ayudar a sus hombres en el combate, que los conquistadores hablarán de “las amazonas” de la isla de La Palma, o se transmitirá con rasgos legendarios la historia de Guacimara, “princesa real” de Anaga (Tenerife), que participó en las luchas contra los que intentaban desembarcar en las playas de Añaza.
La mujer ocupó también un papel importante en historias entremezcladas de leyenda que hablan del heroismo de princesas y aristócratas que prefirieron morir arrojándose desde los acantilados, antes que ser hechas prisioneras por los europeos. Este suicidio ritual, símbolo de su amor por la libertad, lo practicaron no sólo las mujeres sino también algunos hombres de las familias “reales”, y era precedido por el grito “Vacaguaré” (¡quiero morir!).Sin embargo, la mujer parecía tener un papel más sumiso en Lanzarote y Fuerteventura, donde se practicaba la hospitalidad cediendo al huésped la propia mujer para que le acompañara en la cama.

Tampoco lo pasaba bien la mujer cuando venían épocas de escasez o superpoblación. Cuando consideraban que el número de habitantes era superior a lo que los recursos naturales permitían, tanto en La Palma como en Gran Canaria se llegó a practicar el infanticidio femenino: mataban a las hembras recién nacidas salvo que fuera la primogénita. Esta era respetada, como transmisora de la línea familiar.(Fuentes: Mundo guanche y Wikipedia)