Historia

La historia del American Star: De Nueva York a Fuerteventura.

La historia del American Star comienza en 1939, cuando era bautizado por Eleanor Roosevelt con el nombre S.S. America, un lujoso trasatlántico de la naviera United States Lines.

Eleanor Roosevelt, esposa del presidente de EE.UU, el 31 de Agosto de 1939 bautiza el S.S.América, de la naviera United States Lines.
El barco fue diseñado para una capacidad de 1046 pasajeros. Su máxima velocidad era la de 25 nudos y desplazaba unos 35440 toneladas con sus 220,8m de eslora y 28,8 metros de manga. Incluía hasta su propia guardería.

image

En 1951 fue el primer nacimiento en el barco, nació la irlandesa Marie Teresa Lacey, su madre Anne fue ayudada por Roderick MacPherson, el médico del barco.

Los pasillos de la cubierta con tumbonas y el comedor. Los camarotes en aquella época eran todo un lujo al alcance de los más adinerados, aun así, seguro que de seguir navegando hoy día, hubiera seguido siendo un lujo.
En 1941 se preparó para ser utilizado en la II Guerra Mundial, por lo tanto, tuvieron que hacerle reformas y pintarlo para tal evento. Incluso le cambiaron el nombre, pasando a llamarse USS. West Point, cumpliendo las misiones de trasladar las tropas americanas a Europa, Océano Pacífico, Índico.
La mayor de las reformas que se le hizo fue el de ampliación de personas, pasando de una capacidad de 1046 personas civiles por los 7.678 soldados. Los soldados más novatos, eran víctimas de las novatadas. ¡Qué cab…nes! :D.
Tras haber realizado y cumplido su misión durante la II Guerra Mundial, en 1964 pasa a ser propiedad de la naviera griega Chandris Lines, se le cambió el nombre a S.S. Australis y su capacidad paso a ser de 2.258 pasajeros, cubriendo la ruta desde Inglaterra hasta Sydney.

En 1979 cambió de nombre, por el de S.S. Italis, siendo renovado nuevamente, le quitan una de las chimeneas y cubre una nueva ruta por el mediterráneo.

Después de varios años, cambió de nombre S.S. Noga y S.S. Alferdoss. Más tarde, ya por el año 1993, la compañía tailandesa Chaophraya compra el viejo barco por un vaimagelor de 2 millones de dólares con el objetivo de convertirlo en un hotel flotante de lujo (hoy día no servirá ni para hacer un hotel de lujo bajo el agua)en Bangkok. Fue aquí cuando se rebautizó como American Star.

Desde Grecia y con las hélices desmontadas, el remolcador ucraniano Neftesgaz 67 trae remolcado al American Star con destino a la isla de Phuket en Tailandia. Cuando se disponían hacer escala en el Puerto de La Luz y de Las Palmas(Gran Canaria), sin saber que una terrible tormenta le esperaba en las aguas de las islas donde les coge la tormenta frente a las costas de Pájara en Fuerteventura.

El 15 de Enero de 1994, con las hélices desmontadas y propulsado por el remolcador ucraniano Neftegaz 67, el barco se dirigía con la intención de hacer escala a el Puerto de La Luz y de Las Palmas .

El temporal azotó el barco e hizo imposible los intentos de recuperar el control del barco, incluso con la ayuda del Neftegaz 67 y dos remolcadores más. Dos días más tarde, un helicoptero rescataba a la tripulación del American Star y decidían dejar el barco a la deriva, para recuperarlo cuando pasara la tormenta. En tal suceso, perdieron la vida 8 personas.

Desgraciadamente, el 18 de enero, el histórico trasatlántico varó en la playa de Garcey (Pájara, Fuerteventura).

La riqueza llegada del mar

Entre otros muchos lugares de la isla que conservan vestigios del American Star, un bar-cafetería de Puerto del Rosario, El Naufragio, fue decorado completamente con objetos salidos de su seno. En Antigua, un particular conserva dos de sus pianos. Un artesano que vive cerca de Triquivijate guarda en su taller una hermosa silla giratoria que perteneció al primer oficial. Cierto apartamento en Playa Blanca está decorado con ojos de buey y otros elementos de la decoración del barco. Algún chatarrero de Lanzarote hizo muy buenos negocios con el bronce extraído del American Star. Artistas como Klaus Berends y Javier Camarasa han aprovechado el gran potencial del naufragio para diversas instalaciones y muestras plásticas. Y se dice que cierto vecino de Puerto del Rosario conserva parte de los murales que hermoseaban los comedores del barco, firmados por afamados artistas de los años 30, como Constantin Alajálov o Pierre Bourdelle.

verasoul.com

Una foto que tomé en el 2006, durante el transcurso de unas maniobras.

Actualmente, el American Star se puede ver perfectamente desde las playas de Fuerteventura y es toda una atracción turística para los extranjeros y no tan extranjeros. Desgraciadamente, se ha cobrado algunas víctimas (buzos experimentados y no tanto) que han intentado explorar el barco en su peligroso estado actual, lo que ha hecho que los majoreros (se llama majoreros a las personas de la isla de Fuerteventura) lo llamen el barco fantasma.

VeraMagazine  - Tu canal de Prensa y Revistas.

Nota: recuerda que debes tener Telegram instalado.
Unirme
VeraMagazine