Curiosidades

El pez arquero, un experto en balística

arquero Mientras otros peces cazan de forma más drástica y con cara de asesinos otros emplean una forma que aunque no sea tan asesina, si tienen una peculiar manera de procurarse el alimento: capturando a salibazos. Es así como realiza su cacería el pez arquero o Toxotes jaculatrix.

Cuando tiene localizado un suculento insecto, dispara un chorro de agua que derriba al hxápodo y lo precipita a su boca. El toxotes sabe además, con exactitud, el lugar preciso donde caerá su presa, evitando de esta forma qeu un adversario se la robe.

Este pez emplea tan sólo 6 neuronas, según investigadores de la Universidad de Erlange (Alemania). Es original del Sudeste asiático y también presente en los estuarios de Oceanía, cada vez más apreciado como pez de acuario, pobre del mosquito que se acerque al mismo.

 

 

 

Se ha comprobado que, en ocasiones, son capaces de acertar hasta una distancia de metro y medio.

El mecanismo que permite al pez arquero proyectar sus chorros de agua con tanta destreza y precisión, ha despertado desde siempre un interés especial. El secreto está en la punta del su boca, esta presenta un canalillo, el cual acaba transformándose en un tubo que hace las veces de cañón cuando el pez aplasta violentamente la lengua contra él. Una lengua extremadamente móvil y con la punta delgada para permitir toda la operación.

Para trasladar el agua, desde su laringe al canalillo, el pez utiliza los opérculos comprimiéndolos rápidamente. El disparo final puede ser de una o varias gotas, o bien de un chorrito. El tipo de disparo lo regula mediante movimientos linguales.

Yo lo hubiera llamado el pez pistolero en lugar de arquero, aunque sino me equivoco este nombre se le ha dado debido al ángulo que produce sus tiros por el efecto de la gravedad, pudiendo el pez, regular dicho arco. Wow!