Seguridad Tecnología

Boeing Black: el smartphone que se autodestruye

A día de hoy cualquiera podría disponer de un smartphone y también perderlo con la misma facilidad con la que lo haya adquirido. De esta forma y frente al continuo debate sobre la seguridad de los smartphones, la empresa aeronáutica y de defensa Boeing ha desarrollado un modelo que lleva la protección de los datos del usuario hasta sus últimas consecuencias. Ya disponible fuera del mercado del consumidor, el teléfono conocido simplemente como Black (bajo el identificador H8V-BLK) elimina por completo todos los datos que contiene ante cualquier intento de abrir la carcasa.
Hace algunos años se filtró información acerca del un teléfono de alta seguridad desarrollado por la compañía norteamericana, pero no ha sido hasta ayer cuando el site de tecnologíaMyCE avistó los documentos de registro de la FCC para el smartphone. La nueva filtración ha obligado a Boeing a confirmar la existencia del terminal a GeekWire.
http://www.youtube.com/watch?v=rxFwEuC8gLM
El Boeing Black está dirigido principalmente a las agencias del gobierno y a las compañías involucradas en actividades contractuales con esas agencias que estén relacionadas con la defensa y la seguridad nacional, tal como reza el registro de la FCC. Las características conocidas incluyen sistema operativo Android, tarjeta dual-Sim, dos CPUs ARM Cortex-A9 a 1,2GHz y conectividad GSM, WCDMA y LTE.En cuanto a la capacidad más notable del Black  es quie se está fabricando como un dispositivo sellado por resina de epoxi alrededor de la carcasa como por tornillos, las cabezas de los cuales están cubiertas con un sello de protección para identificar intentos de desmontaje. Cualquier intento de abrir la carcasa del dispositivo activaría funciones que borrarían los datos y el software contenido en el interior del dispositivo haciéndolo inoperable”.La compañía ha explicado a GeekWire que el Boeing Black contiene medidas de seguridad tanto a nivel de hardware como software revelando además que el diseño del terminal es modular. Sin embargo, el registro de la FCC aclara que “no existen partes que puedan ser reparadas en el Boeing Black y cualquier intento de reparar o sustituir componentes destruiría el producto”.