¿Podemos morir si viajamos a la velocidad de la luz?

image Al viajar a velocidades cercanas a la luz los átomos de hidrógeno que existen en el espacio, es decir, el "vacío" matarían a arriesgados viajeros como Chewbacca y Han Solo de la película “La Guerra de las Galaxias (Star Wars)”, de acuerdo a investigadores de la Universidad Johns Hopkins

Aseguran que si nos desplazásemos por el espacio a velocidades cercanas a la de la luz, moriríamos a los pocos segundos.  En efecto, si la USS Enterprise fuese de verdad, y respetase las leyes físicas que rigen el Universo, Kirk, Spock y el resto de la tripulación morirían a los pocos segundos de pisar el acelerador.

La culpa sería de esos dos átomos de hidrógeno por centímetro cúbico que se encuentran en el espacio vacío y de la Teoría de la Relatividad de Einstein. Esa débil cantidad de materia se convertiría en un haz de radiación lo suficientemente intenso como para matar a los humanos abordo en pocos segundos, e incluso bastaría para destruir los instrumentos electrónicos de la nave, y a la nave misma. Para la tripulación de una nave espacial que acelera hasta cerca de la velocidad de la luz, el espacio interestelar parece muy comprimido, lo que aumenta el número de átomos de hidrógeno que golpean la nave cada segundo, convirtiéndolos en un verdadero rayo de la muerte apuntado hacia la proa.

 

Desde el punto de vista de los viajeros, los átomos mencionados son acelerados hacia ellos, por lo que su energía cinética aumenta. A estas velocidades, los átomos de hidrógeno impactarían contra nuestro vehículo con una energía de aproximadamente 7 TeV (Teraelectron voltios), el doble de la energía que se espera alcanzar con el Gran Colisionador de Hadrones cuando funcione a pleno rendimiento.

La estructura de la nave, de hecho, ofrece poca protección. Se calcula que un tabique construido con 10 centímetros de aluminio lograría absorber menos del 1% de la energía que impacta contra el vehículo espacial. Dado que los átomos de hidrógeno tiene un protón en su núcleo, su impacto nos expone a una peligrosa radiación ionizante, capaz de romper los enlaces químicos de nuestro ADN y dañarlo irreversiblemente.

La dosis de radiación mortal para un ser humano es de aproximadamente 6 sievert. Los cálculos efectuados demuestran que la tripulación recibiría una dosis de radiación superior a los 10.000 sieverts cada segundo. La radiación seria tan intensa, que incluso debilitaría la estructura de la nave espacial y daño de sus instrumentos electrónicos. Esta puede ser una de las razones por las cuales las civilizaciones extraterrestres más avanzadas aún no nos han visitado.

[Fuente: newscientist]

Deja un comentario

Revision Delete: un plugin de WordPress para borrar las entradas de revisiones

Como activar Windows 7 de forma permanente con RemoveWAT v2.0 y Chew-WGA v0.9