¿Cómo juzga una persona sin conocer?

Seguramente en alguna ocasión has quedado con alguien y habrás emitido un “juicio a primera vista”. Estoy seguro que aunque no la conozcas de nada y no sepas cuales son sus ideologías o sus inquietudes, ese juicio queda en el subconsciente.

Lo cierto es que se trata de un criterio que te lleva a actuar y que se conoce como instinto. Aún así, deberías saber que cuando te juzgan, no es una simple mancha en el zapato o un botón desabrochado, pues según un estudio psicológico llevado a cabo en la Universidad d Harvard, las personas que nos juzgan, lo hacen basándose en dos criterios.

Amy Cuddy, profesora de este estudio, es una experta en las primeras impresiones. Investigó esa interacción de una fracción de segundo con sus compañeros Susan Fiske y Peter Glick durante más de 15 años.

Según sus conclusiones, Cuddy explica que las dos preguntas que te haces inmediatamente al conocer a alguien y que responderás en menos de una milésima de segundo serán:

  1. ¿Puedo confiar en esta persona?
  2. ¿Puedo respetar a esta persona?

En psicología, hacerse esas preguntas es una forma de medir el apetito y la competencia de una persona, respectivamente, siendo el objetivo, que alguien responda SÍ a ambas preguntas. Aunque Cuddy indica que la gente le da más importancia al factor de la competencia, especialmente en el entorno laboral.

Aún así no te adelantes a hacerte respetar porque, según Cuddy: “Es más crucial, para nuestra supervivencia, saber si una persona merece nuestra confianza”.

Imagínate un compañero de trabajo que es un excelente profesional pero muy frío en las relaciones personales. Es bastante desagradable, ¿verdad? por eso, la mejor opción, siempre, es contestar afirmativamente a estas dos preguntas y no solo a una: “Una persona cálida y confiable que también es fuerte y despierta admiración, pero solo después de que hayas establecido la confianza, tu fortaleza se convertirá en un don en lugar de una amenaza”.

¿Y qué pasa con el físico?…

El año pasado, la psicóloga Leslie Zebrowitz de la Universidad d Brandeis, las personas juzgan su rostro mediante el análisis de cuatro señales faciales: babyfaceness (la cara de niño que tienes), familiaridad, aptitud y el parecido emocional. Estos no son unos factores determinantes a la hora de juzgar a nadie, pero sí ayudan a las dos preguntas anteriores y contestar de forma afirmativa o negativa.

¿Cómo enfrentarse a quién juzga?…

Debes ignorar a estas personas y jamás entregarles el poder de que puedan dañar tu reputación personal o profesional ante un gran número de amigos, familiares o cualquier otra audiencia. Ante estas personas solo cabe la ignorancia como arma, aunque debamos estar alerta y preparados para que no sobrepasen los límites de nuestra intimidad a un nivel más que condenable.

¡Recuerda! Juzgar a una persona a primera vista no define quién es ni cómo es, define quién y cómo eres tú.

Ahora ¡mírate en el espejo y dinos qué piensas de ti!

 

Deja un comentario

7º Congreso de Marketing eemeeting

Cómo saltar el tiempo de espera en acortadores URL